Se viene la época de vacaciones y todos queremos pasar estas fechas especiales fuera de casa, alejados de la rutina y disfrutar de un par de días libres.
Las vacaciones ya no son algo solamente para los humanos, nuestros amigos peludos de cuatro patas también merecen unas vacaciones de su
ajetreada vida de dormir, comer y recibir mimos, sin embargo, aquí viene la gran pregunta, ¿cómo viajar con mascotas?

Abandonarlos NO es una opción.

Las guarderías y hoteles son una buena opción, pero debemos admitir que no todas las mascotas se adaptan bien a estos. Además, lastimosamente en muchas ocasiones nuestros amigos peludos no son tratados tan bien como quisiéramos.
La opción que queda es llevarlos de vacaciones con nosotros, y para esto, aquí te traemos un par de tips para que todo sea más fácil.
Empacar: Así como preparas todo tu equipaje, el tu mascota también debe estar bien planeado; comida extra, juguetes, correas, un plato portátil para el agua y una cobija que le recuerde a casa esta en la lista de indispensables.
Ten a tu mascota al día en las vacunas y lleva toda la documentación necesaria, si vas a viajar en avión lo más probable es que no te dejen pasar con tu mascota si no llevas su carnet de vacunación.
Siguiendo la idea de un viaje en avión, avisa a tu aerolínea que viajas con mascotas a bordo, pues normalmente estas manejan un límite de mascotas que pueden viajar por vuelo. Lee con detenimiento el reglamento de la aerolínea para viajar con mascotas.
Una vez en aeropuerto da un largo paseo con él para disminuir su estrés.
Nunca le des un calmante a tu mascota antes de viajar, pues este va a inhibir su capacidad de autorregular la temperatura corporal.
Si va a ser un largo viaje en carro, acostumbra a tu amigo peludo un par de días antes a viajar en carro, dale cortos paseos para que vaya asociando el auto con algo positivo.
Para evitar mareos alimentalo horas antes de comenzar el viaje.
Por último reserva hoteles y restaurantes PetFriendly ¡cada vez son más!

Avicultura - Ponedoras - Línea Económica

Ya hemos hablado en entradas anteriores del blog que la cría de gallina ponedora es una de las actividades económicas pertenecientes a la avicultura que mayor rentabilidad deja, sin embargo, para el correcto manejo de esta hay que tener en cuenta ciertos cuidados básicos:

  1. Gallinero: El espacio donde viven las gallinas es muy importante ya que cada una debe tener su lugar. El tamaño del gallinero lo determina la cantidad de gallinas que se manejan en el, hay que tener en cuenta que estas deben tener el espacio suficiente para moverse libremente, hacer ejercicio y poner sus huevos.
    Este debe proteger del frío y proporcionar sombra a los animales, además, debe estar rodeado de una reja, para evitar que las gallinas se escapen o las ataque algún animal; si la gallina no se siente segura no dará huevos.
  2. Nido o cajas ponedoras: Como se habló en el punto anterior, cada gallina necesita su espacio donde puedan poner sus huevos, este debe ser un lugar lo suficientemente grande donde el animal se pueda girar sobre sí mismo, además, el suelo debe estar cubierto de algún material como paja.
    Como el nido se debe mantener limpio, es necesario cambiar la paja cada vez que esté sucio.
  3. Es recomendable poner un huevo falso en el nido, este pequeño gesto estimulará a las gallinas a poner huevos en este lugar.
  4. La luz: Ya que las gallinas son muy sensibles a estas deben recibir como mínimo 12 horas de luz al día, ya sea de forma natural o artificial. Si reciben menos luz de la recomendada la puesta de huevos se verá reducida.
  5. Agua: Siempre deben de disponer de agua limpia y fresca ya que beben mucho.
  6. El alimento: esta es quizás una de las más importantes, el concentrado debe ser especialmente creado para gallina ponedora, compuesto por cereales, como el maíz o trigo. Además, este pienso debe aportar calcio a la dieta.
  7. Por último, recuerda retirar diariamente los huevos, ya que estos podrán romperse o estropearse.
Avicultura - Pollo Engorde - Engorde

Se entiende como avicultura a toda la actividad relacionada con el cuidado y manejo de especies avícolas, acoge desde pollos y gallinas, hasta faisanes, codornices, pavos o patos.

En esta ocasión nos vamos a centrar en aquella parte de la avicultura enfocada en los pollos y gallinas, la cual es la parte de esta industria más conocida y desarrollada en nuestro país. Esta industria ha logrado convertirse en una pecuarias  más intensificadas, haciendo uso de tecnología altamente tecnificada y aplicando y desarrollando un alto grado de conocimiento zootécnico. (La avicultura en Colombia parte 1)

Esta actividad la podemos dividir en dos, la avicultura tradicional y la industria avícola.

La primera es aquella que se caracteriza por la cría de aves, que si bien las personas que la practican buscan un lucro con sus actividades, estas no presentan un plan de negocios complejo, lo que la reduce a un hobby y no representa un impacto en la economía. (Dirección de Educación Agraria, pág. 11)

Por otro lado, la avicultura industrial, también conocida como industria avícola se caracteriza por explotar comercialmente las aves como alimento. Esta se puede clasificar en dos, la producción de carne de pollos y la producción de huevos.

Esto no solo divide la industria en dos mercados totalmente distintos, sino que también el manejo que se le da a ambas es diferente.

Encontramos las gallinas ponedoras, el ciclo completo de estas dura aproximadamente 72 semanas, dividido a su vez en las fases de cría, levante y postura. Los primeros días La primera etapa (Cría) va desde el primer día de nacida la pollita hasta los 56 o 60 días (8 semanas) y se inicia desde el momento en que llegan las pollitas a la granja.

La producción de pollos de engorde, por otro lado, ha tenido una amplia aceptación mundialmente gracias a su alta rentabilidad y el alto consumo de esta carne en el mercado.

Cualquiera que sea el objetivo de la avicultura, su éxito radica en varios factores, uno de los más importantes es el alimento suministrado a las aves, es por esto que CIPA ha desarrollado una línea completa de nutrición, que incluye cada etapa del proceso productivo de estas dos ramas de la avicultura.

Empecemos definiendo la piscicultura, también conocida como acuicultura; La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la define como la actividad enfocada al cultivo de organismos acuáticos tanto en zonas costeras como del interior, que implica intervenciones en el proceso de cría para aumentar su producción.

En Colombia, esta actividad económica se centra en el cultivo de dos especies: la tilapia (Oreochromis sp) y la trucha arco iris (Oncorchynchus mykiss). Ambas especies se pueden estacionalizar, lo que significa que se puede garantizar tener producción durante todo el año.

Las condiciones para escoger que tipo de especie cultivar se determinan por el clima y las ventajas que cultivo que puedan presentar, como que sean de fácil transporte y manejo, que soporten condiciones externas, que crezcan rápido y toleran altas densidades de siembra, inclusivo el policultivo, el cual es cultivar dos o más especies en el mismo estanque con el fin de aprovechar mejor el espacio y el alimento.

La piscicultura es considerada una de las actividades económicas más importantes y de las que mayor desarrollo y crecimiento tiene, ya que el 50% del consumo mundial de pescado viene del pescado cultivado.

Con la Piscicultura se pueden emplear eficientemente aquellos sitios que no son aptos para la agricultura, se permite hacer un buen aprovechamiento del agua y la tierra que posee en la finca, además es una buena forma de solucionar los problemas de alimentación y generación de empleo.

Múltiples estudios han comprobado que el consumo de pescado es una gran fuente de proteínas y nutrientes, razón por la cual se busca implementar este en la dieta común de  todos los colombianos, es por esto que se busca alimentar las especies que se cultivan con el concentrado de mayor calidad. CIPA ha desarrollado toda una linea y plan de alimentación para peces de aguas frías como, la trucha, y peces de aguas cálidas, como la mojarra.  

Primero comenzaremos definiendo la cunicultura como aquella parte de la pecuaria que se dedica a la crianza de conejos para aprovechar su carne. Esta labor se realiza como fines comerciales, sin embargo, algunas personas la realizan con fines domésticos, inclusive de entretenimiento.

Aquí te presentamos algunas curiosidades sobre los conejos y la cunicultura:

  • El conejo es un animal que vive en manadas y es muy territorial. La jerarquía de dominancia es importante en los machos ya que establece quien tiene prioridad para el apareamiento.
  • Es un animal de hábitos nocturnos, especialmente porque se alimenta desde que anochece hasta que amanece y pasa la mayor parte de su tiempo dentro de las madrigueras.
  • Los conejos son muy silenciosos, sin embargo, emiten fuertes chillidos cuando están asustados o heridos.
  • La abundancia de la especie se basa en dos cosas, primero por su capacidad reproductora, porque una coneja puede parir entre 8 y 12 gazapos en cada parto, y por otro lado por condición defitófago con doble digestión.
  • Su condición de doble digestión quiere decir que primero los conejos digieren las hierbas, donde la celulosa de estas es digerida por las bacterias Anaerobacter a ácidos grasos volátiles que sirven de nutrientes. Luego de digerir y excretar esto, los conejos vuelven a digerir los excrementos, los cuales son verdes y blandos, para finalmente excretar excrementos marrones y duros. Con este proceso optimizan la asimilación de fibra vegetal.
  • Al año, un conejo puede producir entre 40 y 80 gazapos al año; y en su vida puede tener entre 200 y 400 gazapos.
  • Un adulto consume entre 200 y 500 gramos de plantas al día, por esta razón, la densidad de conejos en un solo lugar se convierte en un problema medio ambiental, pues traban el crecimiento de ciertas especies vegetales y con esto, también de otros animales.
  • Las conejas presentan calor cada 14 días y su gestación dura solo 31 días.

 

Para el manejo de la cunicultura, Cipa ofrece Especies Menores, un alimento completo para suministrar a voluntad a conejos desde el destete hasta el sacrificio.

Reza el refrán popular: “tres años dura una gallina, tres gallinas duran un perro, tres perros dura el caballo y tres caballos dura el amo” Haciendo las matemáticas correspondientes sería algo como: la gallina dura tres años, un perro llega hasta 9 años, un caballo podría llegar hasta los 27 y el amo de estos vivirá hasta los 81. Claro que todo esto es relativo y existen sus excepciones.

Un caballo se considera maduro cuando termina de mudar sus dientes, esto ocurre a los 5 años aproximadamente; y su vida útil está determinada por muchos factores, como la raza, salud, cuidados que recibe, trabajo que realice y por supuesto, la alimentación que llevo durante toda su vida.

¿Cómo identificar un caballo viejo?

  • El cambio de pelaje, este pierde el brillo, comienza a tener canas en la cara y extremidades, los caballos de pelaje oscuro se tornan blancos y en algunas zonas se comienza a despigmentar.
  • Problemas con la dentadura, en algunas ocasiones los caballos comienzan a perder dientes.
  • Disminución o perdida de la visión.
  • Perdida de tono muscular, siendo más pobre la musculatura del dorso y la grupa.
  • Marcación de los huesos, especialmente los de la cara.
  • El labio inferior se ve colgar porque ha perdido el tono muscular. El desgaste de la mandíbula inferior tiene como consecuencia la pérdida de apetito, y por esto comienza a bajar de peso.
  • Poca firmeza en el cuello.
  • Desgaste de las articulaciones, a consecuencia de esto, el caballo se ve un poco lento y más tieso.

Para determinar la edad exacta del caballo es necesario revisar la mandíbula; los dientes se van alargando, el ángulo lateral de los incisivos se hace más agudo y su superficie dentaria se hace triangular.

Después de cierta edad, cuando los caballos comienzan a mostrar estos símbolos de vejez, es necesario darles cuidados y tratamientos especiales:

  • Protégelo del clima con mantas o ventilación según haga frio o calor.
  • Suminístrale alimentos altamente digestibles de fácil masticación con fibras de excelente calidad.
  • En caso de que le falte algún diente se puede recurrir a humedecer los alimentos para ayudarlos.
  • Aportar la proteína, minerales como el calcio o el fósforo a través de los suplementos alimenticios.
  • En esta etapa de la vida, los planes de desparasitación deben ser rigurosos para evitar problemas en la absorción de los alimentos.
  • Desde el punto de vista emocional también se debe apoyar desde pequeños detalles como el baño y cepillado, inclusive que este en compañía de otros animales.